La primer noche de tu cachorro en casa

Cuidados básicos para tu primer cachorro
7 agosto, 2017
La primer noche de tu cachorro en casa
  • Comenzaremos colocando su camita en un rincón sin mucho alboroto y donde te asegures de que va a descansar. Puede ser en tu habitación, en una habitación solo para él, en el salón, en la cocina… Las posibilidades son muchas y elegir depende de ti. Ten en cuenta que muchos cachorros (y perros adultos) se quedan más tranquilos si al principio, desde su camita, pueden ver a sus dueños. 
  • Cuando el cachorro ya se haya adaptado a todas las novedades, entre el cambio de casa, de familia y de rutina, se podrá desplazar poco a poco su cama hasta el lugar definitivo que tenías pensado. Lo que nunca hay que hacer es llevarlo a la cama a dormir contigo si después de un mes vas a querer educarlo para que duerma en su cama. La coherencia será una parte fundamental de la educación de tu cachorro. Así que, ya sabes, hay que hacer de tripas corazón y cuanto antes comiences con la educación mejor. No olvides que un animalito bien educado te proporcionará mayor felicidad y estabilidad.
  • Si para rincón pudieras conseguir un trapo o una mantita que huela a su madre y sus hermanos sería un punto a tu favor: un olor conocido en un ambiente totalmente nuevo puede ayudarle a disminuir el estrés.
  • Algunos cachorros se quedan más tranquilos si,  además de una mantita se le deja su trasportadora con la puerta abierta. Lo podrán utilizar para refugiarse si se sienten inseguros.
  • Déjale a disposición algunos juguetes. A pesar de que el primer día no tenga tiempo para jugar con todos ellos, estar rodeado de peluches seguramente le entretendrá en el caso de que se despierte en mitad de la noche. Un cachorro siempre tiene ganas de jugar. De este modo si se despierta hay menos probabilidades de que te busque para jugar y se dedique en cuerpo y alma al peluche que previamente le dejaste.
  • Procura haberle dado una buena cena de alimento balanceado para que no se despierte por hambre.
  • Justo antes de dejarlo en su cama, evita subir su nivel de excitación montando una sesión de juego super-divertida. Reserva esta sesión para otro momento: ahora es mejor que el cachorrito se vaya relajando mientras baja el ritmo de actividades a su alrededor y toda la casa se prepara para ir a dormir.